Los regímenes matrimoniales

Los regímenes matrimoniales

Bien sea por lo religioso o por lo civil, a la hora de planear vuestra boda y futuro matrimonio, hay algunos aspectos legales que debéis considerar.

El Código Civil español (derecho común) establece tres regímenes matrimoniales: Régimen de Sociedad de Gananciales, Régimen de Separación de Bienes y Régimen de Participación.

La decisión que toméis acerca del régimen matrimonial que prefiráis debe quedar reflejado en las llamadas capitulaciones matrimoniales. Éstas pueden ser otorgadas antes o después de celebrado el matrimonio y pueden volver a ser establecidas con posterioridad modificando lo establecido inicialmente.

Dada la importancia de los pactos matrimoniales, la mayoría de las legislaciones exigen para ellos la forma pública. En España el Código Civil requiere que para su validez las capitulaciones habrán de constar en escritura pública (documento público autorizado por un notario).

Las características de los tres regímenes matrimoniales son las siguientes:

  • Régimen de Sociedad de Gananciales: Es aquel régimen económico matrimonial en el que todos las ganancias o beneficios obtenidos por cualquiera de los contrayentes después de la boda pasan a ser comunes. Pero aquellos que les pertenecían con anterioridad siguen siendo de propiedad privada de cada uno. Al disolverse la sociedad, les son atribuidos por mitad a cada uno de los cónyuges.
  • Régimen de Separación de Bienes: En el régimen de separación de bienes, los bienes adquiridos antes y después del matrimonio son de propiedad individual de cada uno de los cónyuges, así como también aquellos obtenidos por donación, herencia, etc… serán también bienes de propiedad privada. La separación de bienes puede ser total o parcial. En este último caso, los bienes no adscritos a este tipo de régimen económico matrimonial pertenecerán a los dos cónyuges por igual.
  • Régimen de Participación: En este caso ambos cónyuges tienen derecho a disfrutar de las ganancias obtenidas por el otro. También se incluyen como bienes compartidos, tanto los bienes logrados durante el matrimonio como los logrados después sea cual fuere su origen. En este caso todo lo que los novios posean antes del matrimonio pasará a ser propiedad común. También conlleva el derecho de cada uno de los cónyuges a participar en las ganancias que el otro obtenga durante el tiempo en que esté vigente.
Previous Barcelona Bridal Week 2010
Next Viajes de novios: Las Vegas

También te puede gustar

Ceremonia civil 0 Comentarios

El protocolo lo es todo

En España, al no contar con una clara tendencia a contratar ‘organizadoras de boda’, el protocolo que se debe seguir el día del enlace lo aprendemos tras haber asistido a

Ceremonia religiosa 0 Comentarios

Estructura de una boda católica

Cada ceremonia o rito religioso tiene su estructura propia. La ceremonia matrimonial se organiza de una forma definida en varias partes fundamentales que no pueden faltar, aunque sí existe posibilidad

Ceremonia religiosa 0 Comentarios

Pasos hacia el si quiero

Toda ceremonia, tanto si es civil como si es religiosa, tiene un protocolo que los novios deben seguir para formalizar el enlace. Hay ciertas partes que, aunque con los nuevos

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

Puedes dejar el primero ¡Déjanos tu comentario!

Deja una respuesta